El Sextante
Advertisement

Terribles, fieros, maleantes, astutos e incívicos... esas con algunos de los adjetivos que tenemos de los piratas en la actualidad pero realmente no eran como la mayoría creemos, en su época se caracterizaban por poseer unas costumbres extrañas y muy curiosas entre ellos y el resto de piratas.

A continuación, algunas costumbres y curiosidades más raras sobre los piratas:

El extraño propósito de los pendientes de los piratas[]

Por extraño que parezca, los piratas pensaban que el uso de los pendientes ayudaba a cuidar su oído. Tenían motivos suficientes para querer protegerlo ya que a menudo disparaban enormes cañones y se encontraban cerca de ruidos extremadamente fuertes. Los rollos de cera que colgaban de sus pendientes se usaban para taparse las orejas en el momento de disparar. Los piratas eran bastante sensatos en su razonamiento.

Usaban parches, ¡incluso con los ojos sanos![]

¿Acaso no eran tuertos? En realidad, usar un parche no era solo para ocultar su ojo herido sino ayudar a mejorar su visión nocturna. Esto era necesario para su trabajo.

Durante un ataque, tenían que correr sobre la cubierta, y debajo de ella. El parche les permitía ver con claridad tanto en la luz brillante de la cubierta como en la oscuridad debajo de ella.

¡Terror! ¡Bandera roja![]

Si veías una bandera negra, no tenías que preocuparte demasiado, pero si veías una bandera roja... eso habría sido un símbolo de grave peligro. Una bandera roja en un barco pirata no era nada más y nada menos que la propia muerte: significaba que no tendrían nada de piedad con el barco abordado y que todos los tripulantes enemigos serían asesinados de inmediato.

¿Incívicos? Eran muy disciplinados[]

Los piratas también tenían reglas, ya sea sobre la toma de decisiones, la distribución de tareas domésticas o cómo se debía dividir el botín. Tuvieron una comprensión mutua lo que fortaleció su unidad.

No solo esto, sino que también tenían elecciones democráticas, reglamentos para resolver las peleas a bordo, y cualquiera que no respetara las reglas era castigado severamente. Parece que fueron más civilizados que muchas otras personas normales.

Los piratas eran prácticos y ejercían la legalidad. Los miembros de la tripulación obtenían su indemnización de acuerdo con la gravedad de sus lesiones. Un pirata que había perdido su extremidad dominante recibía mejor pago. Además, aquellos piratas que quedaban discapacitados durante los ataques, nunca eran abandonados, sino que eran tratados como veteranos de guerra y considerados miembros valientes y experimentados.

Alcohol y armas, mejor que el oro[]

Si todavía estás esperando encontrar algún tesoro enterrado... tristemente no es así. Los piratas rara vez robaban dinero u oro y aún más raramente lo enterraban.

Amaban el alcohol y siempre necesitaban armas, así que estas dos cosas estaban en su lista de prioridades. También tomaban comida y ropa por la misma razón.

Mujeres piratas al timón[]

No era el género lo que importaba, ¡era tu voluntad!

Las mujeres no se consideraban aptas para el trabajo de un pirata. Un gran ejemplo de esto fueron Anne Bonny y Mary Read, una popular pareja de piratas que se unieron en la venganza de su barco pirata en 1720. También hubo algunas mujeres que prefirieron vestirse como hombres y ocultar su identidad.

Advertisement